Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Los incendios en el Delta incrementaron un 1400 por ciento la emisión de C02
Greenpeace publicó un informe en el que advierte que los incendios registrados este año en el Delta son equivalentes a la contaminación provocada por 700 mil autos en circulación.
diciembre 11, 2020
Emisiones de CO2 por los incendios en el Delta del Paraná.

¿Cómo impactan los incendios forestales al incremento de los gases de efecto invernadero? Según un informe publicado por Greenpeace, las más de 300 mil hectáreas incendiadas en el Delta del Paraná desde febrero liberaron a la atmósfera 3.427.563 toneladas de C02, un equivalente a las emisiones provocadas por 700 mil automóviles en circulación y un incremento 1483 por ciento comparado con 2019. El informe de la organización ambiental solo se detiene en lo ocurrido en Entre Ríos, que fue la segunda provincia más afectada por los incendios de este año y representa solo el 28 por ciento del total de hectáreas quemadas. 

El informe de Greenpeace se respalda en los datos de Global Forest Watch y Global Fire Emissions Database (GFED) y en el reporte diario del Servicio del Manejo del Fuego, que publica el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, informe que se actualiza de acuerdo a la información aportada por las provincias y Parques Nacionales. El documento de la organización ambiental cuenta con la información publicada hasta el 4 de diciembre, pero las cifras de hectáreas arrasadas se mantienen sin actualización desde el 15 de octubre, cuando en el país se llevaban más de un millón de hectáreas arrasadas por el fuego. 

Según los reportes de Global Forest Watch (VIIRS) se detectaron 39.146 focos de calor, desde el 1 de enero al 15 de noviembre de 2020 y la mayor cantidad de alertas por incendios se registraron entre el 17 de agosto y el 15 de noviembre. El primero de esos días, el 17 de agosto, fue el día con más focos detectados: 6.609 focos. Y contrasta los 39 mil focos detectados este año con los 300 registrados en 2019 para sostener que el 2020 fue “uno de los años con más focos de incendio a lo largo y ancho del ecosistema” del delta. 

El documento agrega que, el periodo con más intensidad de emisiones de CO2 fue entre el 11 de julio y el 18 de agosto, cuando hubo un incremento acumulado de 280.096 toneladas de CO2, equivalente a 60.496 autos circulando durante un año. Más que todo lo generado en 2019. Mientras que el total de emisiones de dióxido de carbono significaron un incremento de 1483 por ciento respecto del año pasado.  

Los incendios en el Delta amenazan el ambiente, el agronegocio amenaza el humedal

“A pesar de su importancia en la regulación del agua y el clima de la región, el Delta del Paraná se encuentra amenazado principalmente por la industria ganadera e inmobiliaria. Ante la actual crisis climática, ambiental y sanitaria, necesitamos medidas urgentes y concretas para proteger el Delta del Paraná”, sostuvo Laura Vidal, miembro del área de campañas de Greenpeace.  

“Es un territorio rico en humedales, y cumple un rol clave en la regulación del agua y el clima de la región. A pesar de su infinita importancia, es un ecosistema poco valorado. Su dinámica naturaleza hidromorfológica se degrada al cambiar su uso del suelo”, recuerda el informe

Es que la amenaza de la especulación inmobiliaria y la industria ganadera sobre el Delta de Paraná no se limita a Entre Ríos, donde está la mayor parte de los 19.500 km2 del ecosistema, sino que el humedal se extiende al este de Santa Fe y al noroeste de Buenos Aires, hasta la desembocadura del Paraná en el partido de Tigre. 

El estudio está centrado en las 300 mil hectáreas reportadas por el Servicio de Manejo del Fuego en Entre Ríos, mientras que no se informan los datos discriminados de los incendios que afectaron a las áreas del Delta santafecino y bonaerense. Así, el relevamiento de los datos se detienen en la ocurrido en la segunda provincia más afectada por el fuego, detrás de las 326.800 hectáreas incendiadas en Córdoba. 

Greenpeace recordó la estimación del gobierno nacional respecto de que el 95 por ciento de los incendios fueron ocasionados por intervenciones humanas, por lo que el coordinador de campañas de la organización ambientalista, Leonel Mingo, insistió: “Necesitamos medidas urgentes y concretas para proteger el Delta del Paraná”

Hasta el momento, la respuesta a nivel nacional fue la sanción en el Congreso de modificaciones a la Ley del Fuego para impedir el cambio de uso del suelo en áreas incendiadas. Por otra parte, el Poder Ejecutivo no habilitó para el tratamiento en extraordinarias la Ley de Humedales, norma específica para la protección del Delta y del resto de los humedales del país, que ocupan el 21 por ciento del territorio nacional. 

En tanto, la semana pasada el Poder Judicial entrerriano hizo lugar a un amparo para proteger el área de las islas Lechiguanas con “la prohibición absoluta de acciones humanas con capacidad para alterar el medio ambiente, especialmente la quema de recursos naturales”.

Foto: Eduardo Bodiño / Greenpeace