Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Cien organizaciones exigen a Diputados que apruebe la Ley de Etiquetado sin demoras
Cien organizaciones de Argentina y toda la región solicitaron a la Cámara baja que no dilata la norma y priorice el derecho a la salud, la alimentación y la información ante las presiones de las empresas de alimentos procesados.
noviembre 13, 2020

“Sin demora y sin cambios, basándose en la mejor evidencia científica disponible.” La exigencia va dirigida a la Cámara de Diputados y la firman cien organizaciones científicas, académicas y de la sociedad civil para solicitar la sanción de la Ley de Etiquetado, que ya cuenta con media sanción del Senado. El comunicado se publica cuando comienzan a denunciarse nuevas presiones y lobby de la industria alimenticia y de bebidas azucaradas para conseguir concesiones en la norma, que les permitan evitar los sellos de advertencia que deberán llevar los alimentos procesados respecto de los excesos de azúcar, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías. 

La carta pública a los Diputados con las firmas de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC Argentina), la Federación Argentina de Graduados en Nutrición (FAGRAN), Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición (UBA), entre otras cien organizaciones de México, Brasil, Uruguay, Perú y Suiza, subraya que la norma de conseguir dictamen en la Cámara baja respetando las “advertencias de alimentos con octógonos negros y el sistema de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”.

El debate sobre el sistema de perfil de nutrientes de la OPS fue uno de los puntos que el lobby de las bebidas azucaradas buscó eliminar horas antes del debate en el recinto del Senado y que se logró revertir por la presión de las organizaciones de especialistas que impulsan y dan fundamento a la norma de etiquetado frontal, una herramienta que es impulsada desde principios de siglo por la Organización Mundial de la Salud, la FAO y Unicef, y sobre la cual la Argentina asumió repetidos compromisos.   

“Prioricen el derecho a la salud, la alimentación adecuada y el derecho a la información de toda la población en general, y en especial de niños, niñas y adolescentes, a fin de prevenir las enfermedades no transmisibles, como son el cáncer y la diabetes, entre otras”, les reclaman las organizaciones a les diputades para la sanción de la Ley de Etiquetado y advierten: “Que se generen procesos de deliberación, diseño, sanción e implementación de políticas públicas libres de conflicto de interés de determinadas corporaciones e industrias alimenticias y de bebidas azucaradas”.

El lobby contra la Ley de Etiquetado no se detiene

La permanencia de los octágonos negros como sello para señalar los alimentos que posean excesos en sus perfiles nutricionales es un debate que da el sector de la industria alimentaria debido a que está probado que son los más efectivos. El lobby empresarial pretende instalar el sello de “lupa”, que de hecho se impuso en Brasil semana antes del debate en la Argentina. Sin embargo, el sello octagonal ya está presente en los productos procesados en Chile, Uruguay, Perú y México, donde las presiones para evitar la aplicación de la ley también se hicieron sentir. 

La chef Narda Lepes, que viene respaldando la norma junto a Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina (A.C.E.L.G.A.), denunció ayer a través de sus redes sociales nuevas presiones del sector empresarial: “Asco, ahora compañías, aprietan en audios a ONGs de alimentos para que se manifiesten en contra de la ley de etiquetado, o no les donan más producto. Así del mal son”. 

Según pudo averiguar Tierra Viva, la nueva estrategia de presión del lobby va sobre las organizaciones y asociaciones civiles que actualmente acompañan con “patrocinio” recomendaciones de determinados productos del mercado. La norma indica que si los comestibles llevan al menos un sello de advertencia, esos patrocinios de recomendación no pueden estar presentes y las empresas amenazas con que si esto cae, también caerán las contribuciones empresarias a las asociaciones. 

Luego de conseguir una abrumadora mayoría de 64 votos contra 3 en la votación en la Cámara alta, la primera maniobra dilatoria para no aprobar la norma antes de fin de año fue el giro del proyecto a 6 comisiones: Legislación general, Acción Social y Salud Pública, Defensa del Consumidor, Industria, Agricultura y Ganadería, Economías y Desarrollo Regional. 

Sin embargo, la rápido reacción de las organizaciones que apuntaron directo al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, sirvió para revertir la decisión y la iniciativa sea tratada por las tres comisiones esperadas: Legislación General, Acción Social y Salud Pública y Defensa al Consumidor.

Cien organizaciones con argumentos para #LeydeEtiquetadoYA

La carta pública firmada también por Federación Argentina de Medicina General, Consumidores Argentinos y la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimenticios (SAOTA) enumera una docena de argumentos para que las tres comisiones avancen rápido con el tratamiento de la Ley de Etiquetado –que unifica una treintena de proyectos de todos los colores políticos entre ambas cámaras–, se dé dictamen y pase al recinto antes de fin de año:  

  • Que la alimentación inadecuada es el segundo factor de riesgo de muerte a nivel mundial, representando el 18,8% de todas las muertes. Además, es causa de discapacidad y deterioro de la calidad de vida.
  • Que la mala alimentación determina un contexto de doble carga de malnutrición donde coexiste el sobrepeso y la obesidad con el hambre y la desnutrición. Que en Argentina, según la última Encuesta de Factores de Riesgos (2018), el 66,1% de las y los adultos presentan exceso de peso.
  • Que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad infantil constituyen uno de los principales problemas de salud pública del siglo XXI.
  • Que, entre la población infantil, según la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (2018), entre los 5 y 17 años, el 41,1% tiene sobrepeso y obesidad, y, entre los 0 a 5 años, el exceso de peso alcanza el 13,6%, y que tales cifras superan el promedio en América Latina, donde los niños y las niñas menores de 5 años hay un 7,2% que padecen de obesidad infantil, superando, a su vez, el promedio global.
  • Que mientras se mantiene el problema de hambre y desnutrición en la región, en las últimas décadas la transformación de los sistemas agroalimentarios y de los estilos de vida han conducido también a crecientes problemas de obesidad y sobrepeso como consecuencia de una mayor disponibilidad y consumo de productos altos en grasas, azúcares y sal, y pobres en fibra y otros nutrientes, con un impacto negativo en la salud.
  • Que el accionar de los gobiernos es fundamental para implementar políticas, basadas en evidencia científica sólida y libre de conflictos de intereses, que garanticen el acceso a la información clara y veraz para la toma de decisiones saludables y de esta manera garantizar el derecho a las y los consumidores de acceder a información respecto de los productos que consumen.
  • Que en virtud del principio de progresividad, tal y como lo ha reconocido la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los Estados tienen la obligación concreta y constante de avanzar de manera más expedita y eficaz posible hacia la plena efectividad de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, en este caso a favor del derecho a la salud y a la alimentación adecuada.
  • Que las políticas de etiquetado frontal de alimentos y bebidas fueron reconocidas como efectivas para el cumplimiento de obligaciones de derechos humanos por distintos entes internacionales, como el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Relatora Especial por el Derecho a la Alimentación y el Relator Especial sobre el Derecho a la Salud de Naciones Unidas.
  • Que el proyecto se apoya sobre la mejor evidencia científica disponible. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Organización Panamericana de la Salud (OPS) han reconocido al sistema frontal de advertencias de octógonos negros como una de las medidas recomendadas para regular la producción y desincentivar el consumo de productos con alto contenido de azúcar, sal y grasas.
  • Que, con 64 votos a favor, el proyecto fue aprobado casi por unanimidad, y por todas las fuerzas políticas en la Cámara de Senadores de la Nación.
  • Que, según el Ministerio de Salud de la Nación, el perfil de nutrientes que más se adecúa a las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA) es el diseñado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
  • Que las empresas alimenticias y de bebidas azucaradas obstaculizan los procesos de diseño de políticas efectivas a través de argumentos falsos y amenazas, gastando millones de dólares en lobby, en financiamiento de campañas políticas y en interferencia a las políticas de salud pública, mediante la promoción de políticas ineficaces para la salud.