Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Estela Lemes: “Los agrotóxicos enferman y matan”
La Justicia de Entre Ríos reconoció que la docente rural Estela Lemes padece una enfermedad causada por las constantes fumigaciones con agrotóxicos que caen sobre la escuela en la que trabaja. “Es un precedente jurídico que hay que tomarlo con todo lo que conlleva", exigió Lemes en la provincia donde aún hoy está permitido fumigar a 100 metros de las escuelas.
abril 28, 2021
Estela Lemes: “Los agrotóxicos enferman y matan”

La Sala II Laboral de la Cámara de Apelaciones de Gualeguaychú falló a favor de la docente rural Estela Lemes, reconoció que las fumigaciones con agrotóxicos sobre la escuela N° 66 Bartolito Mitre de la localidad de Costa Uruguay Sur la enfermaron y le ordenó a la ART del  Instituto Autárquico Provincial del Seguro de Entre Ríos que la indemnice y se hago cargo de su tratamiento. “Luché por mí, por mi enfermedad y por mis gurises, para que se sepa que los agrotóxicos enferman y matan”, celebró Estela la larga lucha judicial que llevó adelante y que marca un precedente jurídico relevante sobre el impacto de los agrotóxicos en la salud.  

“Para mí siempre fueron agrotóxicos. Cuando me hablaban de ‘agroquímicos’ o ‘fitosanitarios’, yo les decía: ‘agrotóxicos’: Yo sé que entran en el cuerpo y te enferman”, sentenció Lemes, en diálogo con Radio Nacional Gualeguaychú, horas después del fallo de la Sala II, que revirtió el fallo de primera instancia del juez laboral Luis Javier Frosch, quien le dio la razón a la ART. “Había gente que decía que era mentira, que no era verdad mi enfermedad. Nunca mentí, todo es verdad”, les recordó Lemes. 

Las avionetas fumigadoras con agrotóxicos comenzaron a sobrevolar la escuela Bartolito Mitre en 2006. En 2010, Estela pasó a la acción. Filmó un video que mostraba cómo la avioneta fumigaba a pocos metros de la escuela y, cuando hacía maniobras, dejaba caer el veneno sobre el terreno donde estaban estudiantes y docentes. Ese año, Lemes denunció lo sucedido ante la secretaría de Ambiente municipal y lo repitió los años siguientes

Diez años después de las primeras fumigaciones, un estudio de laboratorio le dio la razón: tenía glifosato en sangre. “Me dejó una afección muscular muy grande. Se me están atrofiando de a poco los músculos de todo mi cuerpo; principalmente en el lado derecho. Además, la parte neuronal no tiene vuelta atrás. Eso ya está afectado y lo que se rompe, no se recompone”, le contó la docente al diario entrerriano El Día tras el fallo de los jueces  Vicente Martín Romero, Alberto Adrián Welp y Fabián Arturo Ronconi.

La causa de Estela Lemes y un precedente judicial para la lucha contra los agrotóxicos 

La provincia de Entre Ríos tiene una larga lucha contra las fumigaciones con agrotóxicos y su impacto en la salud, que llevó a que en el municipio de Gualeguaychú el glifosato fuera prohibido. Sin embargo, el gobernador provincial Gustavo Bordet logró saltar un histórico fallo del tribunal supremo provincial a través de un decreto y otras estrategias legales para mantener la fumigación con agrotóxicos a solo 100 metros terrestres y 500 aéreos de las escuelas, cuando la organización de los vecinos había logrado alejarlas a 1.000 metros terrestres y 3.000 metros. 

El decreto provincial fue avalado por el mismo Superior Tribunal de Justicia que había ordenado alejar las fumigaciones de las escuelas, aunque ordenó levantar barreras vegetales en torno a los establecimientos educativos. Mientras que el decreto habla de supuestos puntos centinelas de control, que son rechazados por los gremios docentes y las organizaciones ambientales.  

El fallo reconoció que fui fumigada mientras trabajaba. Los agrotóxicos enferman y matan. Se hizo justicia”, fue la primera reacción de Estela cuando conoció el fallo que le daba la razón ante una problemática que el Poder Ejecutivo busca ocultar.  

“No fue nada fácil para mí, después de tanto tiempo de luchar y enfrentarme a todo tipo de situaciones: gente que me apoyaba y gente que me decía que deje de luchar, gente que decía que era mentira, que no era verdad mi enfermedad”, repasó Lemes en la entrevista con Radio Nacional y alentó a no detener la lucha contra los agrotóxicos: “No hay quedarse quieto cuando se pelea por algo que es justo”.


En esa cruzada de concientización sobre el efecto de los agrotóxicos, el fallo a favor de la docente rural resulta relevante porque reconoce los efectos negativos que las fumigaciones tienen sobre la salud. “No es solo un precedente para nuestra provincia si no para nuestro país. Estamos afirmando que los agrotóxicos enferman”, sentenció Lemes y subrayó: “Es un precedente que hay que tomarlo con todo lo que conlleva. El país tiene que saber que los agrotóxicos enferman y matan”.