Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Santiago Maldonado: cuatro años sin justicia
La familia de Santiago Maldonado cuestiona la investigación judicial y el accionar de los gobiernos de Mauricio Macri y Alberto Fernández. A cuatro años de su desaparición seguida de muerte, reclaman que se investigue la desaparición forzada. "Él es mi hermano y no un simple expediente. Voy a cuestionar a este gobierno tanto como lo hice con el gobierno anterior", aseguró Sergio Maldonado.
agosto 2, 2021
Cuatro años de la desaparición de Santiago Maldonado
Foto: Subcoop

Santiago en pancartas. Santiago en fotos. Santiago en la memoria. Santiago Maldonado, desaparecido en 2017 durante una de las tantas represiones que vive el Pueblo Mapuche en el sur del país. Fue un miércoles frío, un 1 de agosto, cuando la Gendarmería Nacional irrumpió en el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, en el noroeste de Chubut. Había un corte en el kilómetro 1848 de la Ruta 40 y un reclamo: la liberación del lonko mapuche Facundo Jones Huala, detenido en el marco de la criminalización de las comunidades originarias en la Patagonia. Ahí estaba Santiago, acompañando la lucha. El joven era artesano, anarquista, mochilero. Había llegado a la zona el día anterior. Aquel 1 de agosto fue el último en que se lo vio con vida. El día en que 130 efectivos de Gendarmería tiraron con balas de plomo y goma a quienes defendían el territorio recuperado. «Hace cuatro años que seguimos sin saber qué pasó con Santiago», denunció su hermano Sergio en un mensaje grabado en el lugar donde fue encontrado el cuerpo.

En los primeros días de su desaparición, medios como Clarín no tardaron en especular con un escape a Chile ni perdieron la oportunidad para criminalizar —una vez más— a los pueblos indígenas. El clamor de los organismos de derechos humanos, de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, de los movimientos sociales y de algunos partidos políticos cuajaba en una sola pregunta: ¿Dónde está Santiago Maldonado? «En el país de los 30 mil, donde las y los desaparecidos ocupan un lugar muy importante en nuestra sociedad que no olvida esa época oscura y nefasta, teníamos un nuevo desaparecido», recordó Sergio Maldonado en un video grabado a orillas del río Chubut, en la Pu Lof, donde apareció el cuerpo de Santiago.

Fue en democracia, también fue durante el gobierno de Mauricio Macri. «Con su política basada en represión, ajuste y violaciones de derechos humanos llevada a cabo por Patricia Bullrich y su Ministerio de Seguridad», describe Sergio. Tuvieron que pasar 78 días, varios operativos de búsqueda, tres rastrillajes en el río Chubut. El primero, el 5 de agosto; el segundo, el 12 de ese mes y el tercero, el 18 de septiembre. Este último fue un mega rastrillaje con 400 efectivos, tres helicópteros, varios drones y grupos de elite.

El juez de Rawson, Guido Otranto no permitió que ingresara a la zona la abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, ni los organismos de derechos humanos movilizados por la búsqueda. «El rastrillaje duró más de seis horas, maniatando a los miembros de la comunidad y disponiendo del lugar a su antojo, sin que nadie pudiera verificar absolutamente nada de su accionar», rememora Sergio. El 17 de octubre el cuerpo de Santiago fue encontrado sumergido en las aguas del río Chubut.

«Al juez nunca le interesó investigar la desaparición forzada de Santiago»

Sergio le pone nombres propios a la impunidad: «Desde Pablo Noceti, a cargo del operativo —negado durante muchos días por la propia ministra diciendo que no había participado del mismo— pasando por funcionarios como Gonzalo Cané, Daniel Barberis, preparando los testimonios de los gendarmes, hasta el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, que negaba la existencia de Santiago en el lugar de los hechos». “Lo más terrible fue la crueldad con la que trataron y deshumanizaron a Santiago», subraya.

El 20 de octubre de 2017 se realizó la autopsia. Luego de haber reconocido el cuerpo, entonces el juez Gustavo Lleral dijo que Santiago no tenía signos de violencia y que la causa de muerte era ahogamiento con ayuda de hipotermia. «El cómo, dónde y cuándo no pareció algo importante para él, como tampoco el contexto de la desaparición», cuestiona Sergio Maldonado. «Desde ese día no se hizo absolutamente nada para saber qué había pasado con Santiago. Todas las presentaciones que realizamos, solicitando pruebas y ampliaciones de la autopsia, fueron rechazadas. Al juez nunca le interesó investigar la desaparición forzada«, agrega.

La figura de desaparición forzada aparece tipificada en el artículo 142 ter del Código Penal: fue introducida por la Ley 26.679 en 2011. El delito refiere a la responsabilidad de agentes del Estado ante la privación ilegal de la libertad de una persona. Estipula una pena de prisión perpetua si de la privación de la libertad resultare la muerte de la víctima. Ese es el delito que la familia Maldonado reclama que investigue la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde actualmente se aloja el caso.

«Todas las pericias realizadas por el juez Lleral fueron con el fin de querer cerrar la causa. Como ejemplo, puedo citar la toma de datos de temperatura y mediciones del caudal del río Chubut el día 12 de diciembre de 2017, pericia que debió hacerse el 1 de agosto, para aproximarse a las mismas condiciones del día en que desapareció Santiago. No se ha hecho siquiera una reconstrucción de los hechos ocurridos hace cuatro años«, cuestiona Sergio sobre la etapa de investigación de los acontecimientos que culminaron con la vida de Santiago.

El 29 de noviembre de 2019 el juez Lleral quiso cerrar la causa, sin imputados ni procesados. Su argumento era que Santiago se ahogó solo. La familia, a través de diferentes presentaciones, logró que la causa no se cerrara. Tras una apelación a la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, el expediente cayó en manos de la jueza federal Eva Parcio, quien se declaró incompetente. Después hizo lo propio el juez federal Hugo Sastre.

La causa pasó a la Cámara Federal de Casación Penal de Comodoro Py. Allí los jueces Borinski y Hornos esgrimieron que no había desaparición forzada. Devolvieron el expediente a la Cámara de Comodoro Rivadavia para que se siga “investigando”. La familia recusó al juez Lleral cuatro veces.

“Lo que comprueba aún más la impunidad es que el 3 de agosto del año pasado Sabina Frederic hizo una denuncia contra Pablo Noceti y la jerarquía de Gendarmería durante el gobierno de Macri y la causa cayó en el Juzgado de Lleral. ¿Cómo va a investigar el juez que ya dijo que la Gendarmería fue inocente? Y así va pasando el tiempo, Lleral sigue durmiendo todo y estamos a cuatro años sin tener siquiera una reconstrucción de lo que pasó el 1 de agosto de 2017”, afirmó Sergio Maldonado en una entrevista con La Izquierda Diario.

El silencio del gobierno del Frente de Todos

Parado en el lugar donde encontró el cuerpo de su hermano, Sergio continúo desandando la falta de investigación por la desaparición forzada de su hermano, que continuó en el actual gobierno: «Desde un comienzo pedimos al gobierno de Mauricio Macri la conformación de un grupo de expertos independientes que garantizaran la investigación. Ese mismo pedido fue reiterado al actual gobierno de Alberto Fernández, a través de la Secretaría de Derechos Humanos y Ministerio de Justicia de la Nación en enero de 2020. Ese pedido se reiteró en julio de este año sin tener respuesta hasta la fecha, ni tampoco un pronunciamiento concreto sobre la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago», expresó Maldonado.

«Algunas funcionarias y funcionarios políticas y políticos, que actualmente integran el gobierno del Frente de Todos y que nos acompañaron durante el gobierno de Mauricio Macri, firmaron la petición para la conformación del grupo de expertos independientes y hacen silencio desde hace 20 meses«, denunció Sergio y afirma que ese silencio de alguna manera también los hace cómplices.

Al cumplirse cuatro años de la desaparición de Santiago, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación publicó un mensaje en su cuenta oficial de Twitter: «Hoy, acompañamos a su familia y amistades y a toda la sociedad en el pedido de justicia». Pero para Sergio un tuit no es suficiente: «El acompañamiento a los familiares de las víctimas de la violencia del Estado no es solo poner un mensaje en las redes sociales cuando es un nuevo aniversario, sino garantizar un acceso real a la Justicia para que podamos llegar a la verdad. Deberían tener una postura clara y mantenerla no solo cuando se es oposición sino cuando se es gobierno».

«Este es un gobierno que entiende más que ningún otro de derechos humanos, que sabe a la perfección qué se necesita para avanzar en la búsqueda de verdad y justicia. No estoy pidiendo que el Poder Ejecutivo intervenga en el Poder Judicial: mi pedido es que tengan una firme decisión y voluntad política para que haya avances en la causa. Esto es necesario y urgente para garantizar el Nunca Más en democracia y que no vuelvan a ocurrir desapariciones forzadas, como sucedió el año pasado con Lucio Espinoza y Facundo Castro», agregó.

La semana pasada, en una entrevista con el periodista Alejandro Bercovich, Sergio Maldonado contó sobre una presentación que le realizaron a la primera ministra de Justicia de la gestión de Alberto Fernández, Marcela Losardo. «Le presentamos en febrero del año pasado una nota pidiendo la participación en la investigación de un grupo de expertos independientes y que hubiera un acompañamiento a los familiares. Se fue del cargo sin contestarnos». «Esa misma nota se la mandamos a Martín Soria cuando asumió y todavía estamos esperando», relató. La familia insistió en el reclamo hace 15 días.

En julio de 2020 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió explicaciones al Estado argentino por la Causa Maldonado. El gobierno se comprometió a llegar a «una solución amistosa». Pero no hubo avances. El 8 de junio de este año, Sergio anunció que desistían de esa instancia: “No hay una voluntad ni una decisión política del actual gobierno de avanzar en la causa, no aceptaron ninguno de los puntos que les presentamos”, explicó entonces.

¿Qué pasó con Santiago Maldonado?

Santiago, el Brujo, era «una persona genuina, artista, tatuador, muralista, músico que desde su anarquismo se involucraba en diferentes causas». Así lo recuerda Sergio, con la entereza de la dignidad, de pie ante el río helado donde encontraron muerto a su hermano menor. «Así fue como llegó el 31 de julio de 2017 a la Pu Lof Cushamen, a solidarizarse con los integrantes de la comunidad mapuche. Lo hizo desde una fuerte convicción y sin ninguna especulación, aunque algunas personas que estuvieron presentes ese 1° de agosto sí hayan especulado con su desaparición», añade.

La desaparición, la muerte y la impunidad son parte del paisaje de la resistencia mapuche en la Patagonia. En 2019, Soraya Maicoño —vocera mapuche del Pu Lof en Resistencia de Cushamen— aseveró: «Estas situaciones de muerte, de desaparición de personas mapuches, de despojo del territorio, empezaron en la Conquista del Desierto y continúan hasta hoy. Lo que sucedió es que, a partir de la fatídica y trágica situación con Santiago Maldonado, se visibilizó. Hay que hacer una lectura de que era un desaparecido en democracia, con toda la connotación que eso tiene en este país».

«Encima después apareció su cuerpo cien metros río arriba de donde se lo habían llevado: toda una situación de impunidad, mafiosa, que es el modo de operar de este Estado, de este Ministerio de Seguridad y de la política que llevó adelante Macri con sus secuaces. En un año mataron a Santiago Maldonado en un contexto de lucha mapuche, y a los poquitos meses a Rafael Nahuel. Son situaciones que han sido moneda corriente en la zona de donde provengo y que han quedado impunes», contextualizó Soraya. Esa es la violencia que interpeló a Santiago.

«Asumí esta lucha por él y por mí: sé que estoy haciendo lo correcto, de lo contrario lo estaría traicionando. Él es mi hermano y no un simple expediente. Voy a cuestionar a este gobierno tanto como lo hice con el gobierno anterior, hasta que se encuentre Justicia. No me mueve el odio, solo el interés de saber lo que pasó», dice, tras cuatro años de ausencia, su hermano Sergio.

Santiago Maldonado había cumplido 28 años el 25 de julio de 2017. Nació en democracia, como muchas y muchos de quienes cambiaron la pregunta «¿Dónde está Santiago?» por otra no menos potente, no menos ávida de Justicia: «¿Qué pasó con Santiago?» El joven de mirada profunda, el viajero, el militante, el artista le había avisado a su madre, Stella Peloso, que volvería a su casa el 4 de agosto.