Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
La veda total de pesca en el Paraná abre el debate por la depredación del recurso itícola
El amparo, impulsado por organizaciones ambientales y un grupo de diputados provinciales, fue ordenado por un juez de Rosario y pone sobre la mesa la crisis generada por la bajante histórica del río y el accionar de la industria pesquera.
enero 7, 2021
ROSARIO 05-01-2021 Pescadores santafesinos cortaron hoy el tránsito vehicular sobre el puente Rosario-Victoria, y otros puntos de la región, en protesta por la veda pesquera en el río Paraná, hasta el 31 de marzo venidero, que impuso un juez Civil y Comercial de Rosario
Foto Sebastian Granata / TELAM

El amparo dictado en los Tribunales de Rosario que declara la veda total de pesca en el Paraná, tanto comercial como deportiva, hasta el 31 de marzo destapó el debate por la preservación de la fauna itícola ante la bajante histórica que atraviesa el cauce. La medida judicial llevaba seis meses de discusión en los tribunales santafecinos, tapada por el humo de las 300 mil hectáreas arrasadas por el fuego, con el impulso por un grupo de 14 diputados de distintos partidos políticos y por las organizaciones ambientales Identidad Ecológica, Amigos del Zoo y El Paraná No Se Toca. El amparo despertó la reacción del eslabón más débil de la cadena, los pescadores que recorren el río para vender lo recolectado a los frigoríficos. 

El fallo del juez en lo Civil y Comercial de la 11° Nominación de los Tribunales de Rosario, Luciano Carbajo, fue dictado el 29 de diciembre, día en el que comenzó a correr la veda total, y afecta a quienes pescan desde la costa de Santa Fe o las embarcaciones que zarpan desde ella. En Entre Ríos, el gobierno provincial de Gustavo Bordet resistió una medida similar desde mediados de año, que finalmente la Justicia falló en favor de una veda parcial. En tanto, se espera una apelación del gobierno santafecino de Omar Perotti a esta medida de primera instancia

“El Delta del Paraná es un ecosistema vulnerable que necesita protección”, sostiene Carbajo en el fallo y resalta que se trata de “un inmenso humedal, y como tal, además de albergar una rica diversidad biológica, cumple múltiples y fundamentales funciones”. Esos extractos del fallo de Carbajo se desprenden de un fallo de 2008 de la Corte Suprema que, luego de una temporada de incendios, creó el Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná (PIECAS¬DP), encabezado por el Ministerio de Ambiente y que reúne a funcionarios de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.    

La Justicia, último recurso para conseguir la veda en el Paraná 

El amparo presentado por las organizaciones ambientales junto al diputado Fabián Palo Oliver (UCR), en representación de otros 13 diputados, cuenta con estudios ambientales e hidrológicos avalados por investigadores del Conicet, que el gobierno provincial no pudo contrarrestar para evitar que el juez haga lugar al pedido de veda total de pesca en el Paraná. En mayo, el gobierno provincial había anunciado ante la Comisión de Pesca Continental –que reúne a todas las provincias ribereñas– una reducción del 50% de la pesca para exportación, que quedó en 1.400 toneladas para el 2020. 

Frente a la bajante histórica del Paraná, la mayor en los últimos 100 años, la reproducción de los peces se ve afectada, la pesca resulta más sencilla y depredadora, ya que arrastra peces por debajo del tamaño reglamentario. Sábalo, surubí, pacú, manguruyú y dorado son las especies más buscadas para la exportación. La Cámara de Diputados de Santa Fe aprobó dos proyectos de declaración advirtiendo sobre el riesgo del recurso itícola y dio media sanción a una ley que declaraba la veda total de pesca en el Paraná por 90 días, pero no tuvo respaldo para ser tratada en el Senado.  

A pesar del peligro que significa para el propio recurso que es su sustento, grupos de pescadores se manifestaron el lunes pasado en las rutas provinciales contra el amparo del juez Carbajo. La modalidad del reclamo fue con cortes de tránsito en el acceso a Puerto Reconquista, sobre la ruta nacional 11 a la altura de Tacuarendí; en el kilómetro 51 de la autopista Brigadier López (Santa Fe-Rosario); en la ruta provincial 1 y en el puente Rosario-Victoria y con movilizaciones a los tribunales de Santa Fe y Rosario.

«La fauna itícola del Río Paraná está hoy diezmada y acorralada»

“La fauna itícola del Río Paraná está hoy diezmada y acorralada por la sobrepesca en un entorno ambiental crítico y extraordinario de una bajante histórica tanto por sus niveles como por su extensión en el tiempo sin previsión de mejoras a la vista y con una clara perspectiva de deterioro progresivo”, destacó la organización el Paraná No Se Toca al celebrar el amparo. 

La organización ambientalista instó al gobierno provincial y los actores comerciales a “un debate amplio, razonable, fundamentado y maduro que tenga en cuenta tanto la protección de la enorme biodiversidad ictícola de nuestro río” a partir de la puesta en marcha de “estudios integrales sobre estos bienes naturales que abarquen el total de la biodiversidad y no solamente las especies con valor comercial”. 

Además, el Paraná No Se Toca pidió al gobierno de Perotti que realice acuerdos con las provincias que integran la cuenca del Paraná –Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones– y el Estado nacional para mantener criterios “unificados de preservación y aprovechamiento, así como la debida compensación al eslabón social más sensible de la cadena comercial: los pescadores, siempre expuestos a los avatares de un negocio que les garantiza de manera permanente las mínimas ganancias”.

Desde la Multisectorial Humedales exigieron a la gestión de Perotti “hacerse cargo de las 4200 familias de pescadores que se ven afectadas en su trabajo diario” y apuntaron contra “la desidia del gobierno provincial y el avance sistemático de la industria frigorífica” como «culpables de la depredación del recurso y la precarización laboral a la que son sometidos los trabajadores de la pesca».