Seleccionar página
Libro: “Tito Ravelo, payadas y reflexiones del sachayoj”
abril 9, 2021
Sección: Territorios
El Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase-VC) y la Editorial de la Universidad Nacional de Luján editaron las memorias del campesino Tito Ravelo. Con entrevistas a su familia y a sus compañeros de la organización, reconstruyen el pensamiento y el accionar del referente rural del paraje Cejolao.
Payadas y reflexiones del sachayoj - Tito Ravelo

Don Tito Ravelo (1916-2004) fue un campesino activo, nacido y criado en el monte, gaucho criollo, hombre de a caballo y hacha, domador, artesano, bailarín, sabedor de remedios y canciones, de formas de ver el mundo a través de sus potencias invisibles; y, finalmente, relator de un libro, el Martín Fierro de José Hernández, el cual recitaba y comentaba.

***

El libro sobre Tito Ravelo se organiza en tres partes. La inicial consta de dos entrevistas actuales, hechas a personas muy cercanas a don Tito, que nos retratan su figura y su pensamiento y nos cuentan cómo cambió sus propias vidas. La primera entrevista, realizada en 2014, es la de la Negui, nieta de don Tito y criada por él. Cuenta la vida de su abuelo, su cotidianidad, su relación con el peronismo, sus trabajos como hachero en el contexto de la vida rural y en Cejolao, la comunidad donde vivía.

En la segunda entrevista, realizada en 2018, entramos a la historia por el relato de Ángel, militante histórico de la organización, que encontró a don Tito en su llegada a Quimilí y con él empezó a conocer el mundo del monte.

La segunda parte se compone de antiguas entrevistas realizadas a don Tito en las décadas de 1980 y 1990, que nos acercan su voz y sus relatos: su historia, la vida del campo, la identidad del gaucho, conversaciones sobre el monte. Asimismo recita fragmentos del Martín Fierro, los cuales desgrana a modo de análisis oral, hilando su propia vida y señalando allí elementos de su propia identidad en los que se cubren distintas facetas de su personalidad. Se recuperan esos versos, en la forma de que él mismo los recordaba e interpretaba.

La tercera y última sección nos acerca reflexiones recientes de la Negui sobre la importancia de Don Tito para ella y para el Mocase-VC.

***

En palabras de su nieta Negui: «Después que él se ha muerto he pensado qué gran razón tenía. Ahora, por ejemplo, a mí me gustaría vivir en el campo, porque por ahí, ¿has visto?, uno cuando vive en el campo, tiene esa ilusión, ese entusiasmo que en otro lado vas a estar mejor. Cuando vos vives la realidad ahí en el pueblo, nada que ver con la vida del campo. En el pueblo tienes que tener de qué vivir. En cambio, en el campo tienes todo. Es lo que yo hablaba con un señor de aquí. En el campo tienes la gallina, tienes la chivita para comer. Por ahí lo que se compra es la mercadería. Se hace el pan, como se hace aquí. En el campo no vas a sufrir hambre, o sales a cazar un bicho. Se va perdiendo eso por los desmontes, porque el bicho del campo va buscando donde hay monte. Entonces, como ya quedan pocas zonas, se van perdiendo todas esas cosas.»

«Pienso que él era una persona que había desarrollado una sabiduría integral, orgánica, ¿no? multidimensional. Era un pensador filosófico más que un pensador político. Era un pensador político pero terminó siendo un pensador filosófico. Entonces él veía y comprendía que el espíritu tenía una centralidad y una gravitación para que las personas sean solidarias, virtuosas, guerreras y guerreros, ¿entendés? Y que sean amorosas entre sí.»

***

Palabras de don Tito: «Usted puede ser un gaucho, no llevará el vestuario del gaucho, pero en su alma es gaucho, me va a hacer una gauchada a mí. El cura también, usted también… Usted no anda vestido de gaucho, pero en su alma es gaucho, porque me va a hacer un favor, va a hacer una gauchada a cualquier persona pobre o a una familia que necesita, esas son unas gauchadas que se hacen. Pero algunos se visten de bota y bombacha y no saben lo que es el alma del gaucho, no saben lo que es el alma del gaucho. Yo también me sé vestir de bota, tengo todo también cuando he venido aquí, pero sabemos que a la par de mí puede estar otro que no usa bota pero es gaucho igual que yo en su alma, ¿sí? Es gaucho, igual que yo, igual que yo. Es un amigo gaucho que me va a hacer bien a mí y a mucha gente. Y sí. Usted puede ser un gaucho porque en su alma, en su alma es gaucho, me va a hacer un favor a mí y yo se lo voy a hacer a usted, con cualquier trance como yo lo he hecho. Es que es así.»

***

«Y bueno yo aprendí a leer, el capataz me enseñó en la estancia. Ya había escuchado versos del Martín Fierro. Y me empecé a esmerar y aprendí a leer, pero algo aprendí y ya me gustó y compré el libro de Martín Fierro y andaba con el libro a las siestas, a veces descansábamos en esas estancias. Y bueno ahí trabajé nueve años, y también ahí amansé una tropilla completa de caballos. Diez pesos para amansar. Me afilié al justicialista, laborista, era Partido Laborista era.»

***

«Todos esos ejemplos de lucha y de vida que ellos han pasado, son muy parecidos a lo que pasa ahora, a los atropellos, a los malos tratos que hay y todavía siguen, en distintos lugares. Sigue todavía ese atropello al peón trabajador, al peón rural. Él siempre soñaba y decía: “Antes nadie nos defendía, únicamente este sacerdote que nosotros hemos conocido”. Y cuando se forma el Mocase el siempre decía: “Ya era hora que haya algo así que defienda al pobre, al obrero mal pagado, al obrero atropellado, a los campesinos que los sacaban de sus tierras”.

*Para conseguir el libro: memoriamocasevc@gmail.com – memoriamocasevc.blogspot.com.ar

Curso Soberania alimentaria Derechos Humanos y Agroecologia

También te puede interesar