Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Incendios en El Bolsón: 8.500 hectáreas bajo fuego y crisis en las zonas rurales
La magnitud de los incendios que arrasan con pastizales y bosque nativo vuelve a poner en foco la capacidad de reacción estatal, la gravedad de la sequía y el impacto en las comunidades rurales. Los focos de incendio no se detuvieron desde el avance record registrado en 2020.
enero 27, 2021
Casi 10 mil hectáreas de bosque fueron arrasadas por un feroz incendio en la zona de Cuesta del Ternero, cerca de El Bolsón
Foto: TELAM

El fuego avanza sin control desde el domingo en los poblados rurales que se ubican a ambos lados de la ruta provincial 6 en Río Negro, a pocos kilómetros de El Bolsón. Según el Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (SPLIF) de la provincia, la cantidad de hectáreas arrasadas hasta el martes eran 8.500. Los vientos, con ráfagas de hasta 50 kilómetros, y la falta de lluvias abundantes hasta el domingo marcan una perspectiva crítica en un área de 10 mil hectáreas, donde se replican los focos. El fuego se concentra en la localidad denominada Cuesta del Ternero, donde viven cientos de familias campesinas y de comunidades mapuches, que están perdiendo los pastizales y el bosque nativo clave para su sustento económico. Además, se afectó el servicio de agua y se perdieron kilómetros de tendido eléctrico. 

El paraje rural Cuesta del Ternero concentra el trabajo de los Bomberos y los brigadistas y aviones hidrantes del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF). «El fuego continúa activo, hubo bastante propagación. El trabajo principal que se estableció en el comando fue la protección de las viviendas y evitar el cruce de la ruta 40«, explicó el director del SNMF, Alberto Seufferheld, que se encuentra trabajando con tres helicópteros y dos aviones hidrantes, además de cinco autobombas que se suman a otras 2 del 

La hipótesis del inicio de los incendios se centra, por el momento, en una acción irresponsable por una fogata mal apagada luego de un asado en el barrio El Mirador, en la localidad de Los Repollos sobre la ruta 40. El incendio se propagó desde allí hacia el este por los poblados rurales que se ubican a ambos lados de la Ruta 6, afectando principalmente a la Cuesta del Ternero, pero con el peligro de que cruce el paralelo 42 y llegue a la localidad de El Maitén, en Chubut. 

La gobernadora de Río Negro, Anabela Carreras, estuvo ayer en El Bolsón donde coordinó acciones con el intendente local y pidió que se abra una investigación por posible delito ambiental  al procurador general, Jorge Crespo.

La principal tarea de los brigadistas desde el lunes es evitar que el fuego alcance las casas de los pobladores rurales de Cuesta del Ternero. «Se lo denomina como incendio de interfase porque, en toda esa zona, las viviendas están muy cerca de la vegetación. El fuego comenzó en una vivienda que se prendió y eso rápidamente se propagó a la vegetación”, indicó  Seufferheld a la agencia Télam. 

Nunca habíamos tenido un evento de esta magnitud, con este comportamiento extremo. Hasta el lunes a la noche la prioridad fue defender las viviendas, recién ayer comenzamos a trabajar en los distintos flancos para frenar el avance del foco. Con el día más fresco sino se levanta viento, y si caen unas gotas mejor, creemos que podemos contener el incendio”, indicó Nicolás De Agostini, coordinador del SPLIF en diálogo con la radio local FM Alas.   

El fuego que comenzó en el barrio El Mirador avanzó sobre la Cuesta del Ternero hasta la zona conocida como Mallín Cumé, donde se ubica la cabeza del incendio, cercana al límite con la provincia de Chubut. Mientras que las ráfagas de viento también amenazaban con llevar el foco hacia la ladera este del cerro Piltriquitrón, donde se detectaron focos a unos 1500 metros de altura y por lo que el SPLIF trabajaba con helicópteros, en una zona inaccesible para camiones y aviones hidrantes.

 

Incendio en el Bolson
Incendio Cuesta del Ternero

El incendio amenaza la sustentabilidad de las comunidades rurales 

“Se está quemando pastizal, bosque nativo y plantaciones de pino, que arde fácilmente y producen chispas que el viento, desde el lunes, lleva por el bosque generando pequeños focos por todas partes”, describió Esteban Santamaría, periodista de la radio local FM Alas a Tierra Viva. “Este invierno cayó mucha nieve, pero no hubo lluvias en la primavera, por lo que el fuego prende fácil”, agrega y subraya la particularidad de la extensión del pino, una especie exótica muy inflamable y que continúa avanzando sobre el ecosistema patagónico.

Toda la zona está habitada por familias de campesinos y comunidades mapuche que trabajan la tierra y ven cómo el fuego avanza sobre el pastizal y el bosque nativo, amenazando el alimento para los rebaños de ovejas en el próximo invierno, luego de un durísimo invierno 2020 que mató parte del ganado.  “La pregunta es qué va a pasar cuando pasen los incendios y vuelva el invierno. Las economías rurales ya quedaron afectadas el año pasado por el impacto de las fuertes nevadas que generó mortandad en el ganado. Va a ser muy duro para las comunidades”, describió el periodista local.  

Además los efectos del incendio ya se ven en lo inmediato tanto para las comunidades rurales como para los habitantes de las localidades cercanas. El incendio quemó kilómetros de cableado eléctrico y, al menos, 10 kilómetros en línea de postes de luz. En la tarde de ayer, el personal de la empresa provincial de electricidad Edersa intentó rescatar parte de los cables alcanzados por el fuego. 

Sin servicio eléctrico por el fuego también se afecta el servicio de agua por la imposibilidad de activar las máquinas de bombeo en las casas y por el incendio de mangueras troncales que alimentan a los localidades, como se denunció en El Mirador, barrio donde se inició el fuego. 

Incendios en el Bolsón y en todo el país

Tras un año de incendios record (1.151931.054 de hectáreas arrasadas hasta diciembre pasado), el reporte diario del Servicio Nacional del Manejo del Fuego registraba ayer varios focos en otros puntos del país: General Alvear, Mendoza;  Limay Mahuida, La Pampa; Zárate, Buenos Aires; Bariloche, Río negro; y Cushamen y Futaleufú, Chubut. 

Según informó el Ministerio de Ambiente, en los  dos focos activos en Futaleufú opera un avión hidrante con base en Esquel y se brinda apoyo logístico y un móvil. Mientras que en Zárate trabaja otro avión hidrante del SNMF. En La Pampa, en los focos activos en Limay Mahuida trabaja un avión observador. Finalmente, en Mendoza, por el momento la provincia controla las focos y no solicitó recursos de apoyo nacionales. 

La información diaria aportada por el SMNF no permite observar los incendios ocurridos desde el inicio de 2021, pero según el monitoreo de incendios que realiza el Museo de Ciencias Naturales “Antonio Scasso” de la ciudad bonaerense de San Nicolás, los fuegos volvieron a encenderse en el Delta del Paraná este verano y ya se registraron otros 1.100 focos.