Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
El mapa del hambre en la Argentina
Casi 6 millones de argentinos y argentinas no cumplen con sus necesidades básicas de alimentación, según el informe del "Mapa Argentino del Hambre y la Pobreza"
noviembre 20, 2020

«Unos 5,6 millones de habitantes no logran cubrir siquiera sus mínimas necesidades alimentarias». La cifra surge del análisis de los datos de pobreza e indigencia en la Argentina publicados por el INDEC para el primer semestre de 2020, solo tres de ellos atravesados por la pandemia de la Covid-19, según el Mapa Argentino del Hambre y la Pobreza elaborado por Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP). En ese mismo período el número de pobres ascendió a 21,3 millones

El informe del IPyPP, a partir del promedio de los dos primeros trimestres informados por el INDEC, precisa el severo salto de las tasas de pobreza e indigencia en el país por el freno de la economía que implicó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO): «mientras que en el primer trimestre las tasas de indigencia y pobreza fueron del 8,6 por ciento y 34,7 por ciento respectivamente, en el segundo trimestre las mismas treparon al 12,4 por ciento y 47 por ciento«, indica.  

El documento –elaborado por los economistas Claudio Lozano, Agustina Haimovich e Ignacio López Mieres y con la coordinación de Ana Rameri– subraya que «el hambre y la pobreza son fenómenos que, en mayor o menor medida, se extienden a lo largo y a lo ancho del país«, pero subraya que 5 provincias superan la tasa media de pobreza y 4 superan la tasa media de indigencia. 

Esto ocurre mientras el gobierno nacional anunció como objetivo el incremento en 200 millones de hectáreas el área de producción del agronegocio, destinados a la exportación de cereales, e implementa algunos planes para la producción de la agricultura familiar, sector que aporta el 80 por ciento de los alimentos que llegan a las mesas argentinas. La producción del sector de la agricultura familiar podría ampliarse si el presidente, Alberto Fernández, avanza en un plan de reparto de tierras fiscales para la producción.    

Hambre o déficit 

En ese contexto, el informe comprende que “el paquete de medidas de contención implementadas” por el gobierno nacional –aumentos y partidas extraordinarias de asignaciones universales y pago del Ingreso Federal de Emergencia (IFE)– «resultó imprescindible para evitar el derrumbe de un tejido social en estado crítico», pero apunta que «no logró ser suficiente para evitar un nuevo salto en los niveles de pobreza e indigencia”.

Además, el documento es crítico del proyecto de Ley de Presupuesto 2021, aprobado el jueves pasado, ya que «recorta en su totalidad los recursos destinados a las políticas de contención implementadas en el marco de la pandemia, asumiendo llamativamente que la crisis epidemiológica se resolverá en lo inmediato». 

La decisión del gobierno nacional reflejada en el Presupuesto 2021, que busca reducir el déficit fiscal generado por las erogaciones de asistencia en la pandemia no solo a personas en situación crítica sino a empresas para el pago de salarios, se vio reflejada en el anuncio del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la cancelación de una cuarta cuota del IFE y el naufragio de la propuesta del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, de transformar el IFE en un Ingreso Universal Ciudadano

¿Dónde golpea más el hambre?

El documento, desglosando los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC sobre pobreza e indigencia, precisa que en los primeros seis meses del año  5,6 millones más de personas cayeron bajo la línea de pobreza y 1,7 millones bajo la línea de indigencia. Pero en algunas provincias el impacto fue mayor que en la media nacional. 

«Cinco provincias superan la tasa de pobreza registrada a nivel nacional (47 por ciento), encabezadas por la Provincia de Buenos Aires (53,9 por ciento), seguida por Chaco (50,8 por ciento), Salta (49,9 por ciento), Río Negro (48,4 por ciento) y Neuquén, con el 47,5 por ciento».

Así, de los 21,3 millones de argentinas y argentinos pobres, el 44,3 por ciento (casi 9,5 millones) vive en Buenos Aires. Mientras que Santa Fe explica el 7,7 por ciento de las y los argentinos pobres (1,6 millones), Córdoba el 7,6 por ciento (1,6 millones), Mendoza el 4,3 por ciento (927 mil) y CABA el 3,5 por ciento (748 mil). «En conjunto, estas cinco jurisdicciones concentran casi el 70 por ciento de la población pobre«, indica el informe sobre las provincias más pobladas y con mayores recursos del país».

En cuanto a los niveles de indigencia, el documento precisa que de «los 5,6 millones de argentinos que no logran acceder a una alimentación básica por medio de sus ingresos, prácticamente la mitad (2,8 millones) reside en la provincia de Buenos Aire«. Las cifras de las provincias más golpeadas son: Chaco (18,4%), Buenos Aires (15,7%), Santa Fe (15,3%) y Salta (13,9%).