Alta Red, una alianza cooperativa para la alimentación sana y los precios justos
noviembre 23, 2021
La federación de cooperativas comercializa 50 toneladas de alimentos por mes y llega a más de 10.000 familias de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. El objetivo es transparentar los procesos productivos y eliminar la especulación que generan los intermediarios. Sus principios: los precios justos, el trabajo digno, la agroecología y la soberanía alimentaria.
Foto: lanzamiento de Alta Red en el Mercado Central de Buenos Aires

Alta Red se define como la primera “Federación de Cooperativas Comercializadoras Solidarias” del país. Está formada por doce entidades de doce provincias, todas dedicadas a la economía popular. Comercializa cada mes unas 50 toneladas de alimentos que llegan a más de 10.000 familias. La síntesis de ese proceso se rige por los principios de precios justos y transparentes, trabajo digno, agroecología y soberanía alimentaria.

La comercialización es en el Área Metropolitana de Buenos Aires y articula con productores de Misiones, Corrientes, Formosa, Salta, Jujuy, Tucumán, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires. Cuentan con un listado de más de 60 alimentos en stock, que incluye frutas y verduras agroecológicas, yerba, azúcar, aceites y productos secos, entre otros.

Alta Red genera actualmente unos 200 puestos de trabajo, sólo considerando las doce comercializadoras que la integran. Carina López Monja de MeCoPo (Mercado de Consumo Popular) aseguró -al presentarse públicamente la propuesta- que «no solo se necesitan políticas de algún programa del Estado sino también desconcentrar la economía en su integralidad». En ese sentido, subrayó la importancia de «repensar el modelo económico en su conjunto».

Además de MeCopo, los integrantes de Alta Red son: Cooperativa de Trabajo Nuestra América, Productores a Consumidores (PAC), Mercado Territorial, Central Cooperativa, Cooperativa de Trabajo Vínculos Productivos (Más Cerca es Más Justo), Proyecto Colsol, Cooperativa de Trabajo La Ciudad, Almacoop, La Kolmena y Mercado Transformador.

Caminar solos era difícil”

El ingeniero Daniel Cacciutto participa desde años en la comercialización de alimentos, en la producción popular y en organizaciones cooperativas. Es socio y coordinador de Más Cerca es Más Justo, una de las cooperativas que integra Alta Red. “Desde los inicios tratamos de conocernos con otros que estaban en la misma búsqueda de la comercialización popular”, afirma.

Sobre esa búsqueda, explica: “Caminar solos era difícil. Fue un proceso largo, de cinco años en los que nos veíamos periódicamente”. Durante ese proceso hubo hitos como las compras conjuntas, impulsadas con eficiencia logística y administrativa. “En este último tiempo nos fuimos dando cuenta que nos unen muchas más cosas”, agrega. En ese sentido, la conformación de Alta Red tiene un rol político que reivindica formas alternativas de comercialización.

La red implica una pregunta de fondo, relativa a cómo se construyen los precios, cómo se acompaña a productoras y productores y a cómo se fomenta la agroecología y la soberanía alimentaria. “La mirada política es central en muchas organizaciones. En Alta Red tenemos y valoramos la diversidad de miradas, sin alinearnos a ninguna estructura orgánica”, sostiene Cacciutto.

Destaca otras experiencias, como las instancias de comercialización fomentadas desde la Unión de Trabajadores de la Tierra, que partió primero desde la producción agroecológica a la necesidad de generar redes para vender lo producido. “La UTT construyó canales de comercialización muy potentes”, valora el ingeniero. Pero al mismo tiempo, explica que -a diferencia de la UTT- Alta Red comenzó a partir de las ventas, no de los cultivos. “Arrancamos comercializando, con productores que conocíamos y con los que desarrollamos un vínculo no sólo logístico y comercial”, señala. Si bien hay una relación de acompañamiento, que en algunos casos implica aportes de dinero para las siembras o acuerdos de precios, la especialización es el aspecto comercial.

Precios justos y transparentes, un eje central de Alta Red

Sobre los precios de los productos que venden, Daniel Cacciutto sostiene que es un eje central en el que les queda mucho por trabajar. Al mismo tiempo, afirma que “la transparencia en materia de precios es más sencilla porque publicamos cómo se desglosan los precios, qué parte corresponde al productor, qué parte a la logística y cuál es el margen de Alta Red”. En ese sitio web también se explicita el establecimiento de donde provienen los productos, marcando una trazabilidad que también coopera con la idea de transparentar los procesos productivos.

A su vez, Alta Red busca acuerdos de precios más estables con los productores. Eso implica un desafío luego de muchos años de inestabilidad de precios en góndola en los mecanismos de ventas tradicionales. “Es muy difícil que dejen de comparar los precios con el que tiene el mercado cercano. Son muchos años de esa lógica”, asegura Cacciutto.

Como respuesta, desde Alta Red buscan “acordar precios más estables” con los productores respecto de las subas o bajas de los precios de esos productos en el mercado. Para Cacciutto, avanzar en esa dirección “es la gran cuestión pendiente”. En síntesis, se busca la transparencia en el precio de los alimentos y también estabilizar esos valores. “Es un objetivo contracultural, que llevará más tiempo”, valora.

Respecto a los consumidores que compran en AltaRed, Cacciutto alude a la diversidad. “Viene el que tiene muy claro qué es la producción agroecológica y también el que compara un precio con la oferta de la verdulería de la esquina, sin preguntarse cuanto se le pagó al productor o si hay explotación”. Ante esa situación, el vendedor afirma: “Entendemos que esa persona vaya a comprar la oferta, pero tratamos de explicarle lo que hay detrás de cada alimento”. Más allá de las ventas, destaca el compromiso con ese cambio contracultural donde las consumidoras y consumidores también tienen un rol relevante en el intercambio justo.

Calidad alimentaria

Otro eje en el trabajo de Alta Red es el enfoque nutricional. Entienden que alimentarse mejor no debe ser una prerrogativa de los ricos. Por eso trabajan con profesionales de nutrición y de bromatología. Además, tienen un rol activo en cada proceso productivo para asegurar la inocuidad: desde cuestiones básicas como amasar en mesas de acero (no de madera) y los análisis del agua con que se produce hasta la habilitación del establecimiento. Lucía Cacciutto es licenciada en nutrición y docente en la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref). Integra el equipo de nutrición en Más Cerca Es Más Justo, una de las cooperativas que forman parte de Alta Red. Junto a ella trabajan seis nutricionistas que también son docentes en la misma universidad. Cacciutto lo destaca “porque en la Untref la carrera de Nutrición está trazada por la mirada de la soberanía alimentaria”.

Cacciutto sostiene que la tarea es acompañar a los pequeños productores en todo lo que hace a la calidad de sus alimentos y a la inocuidad. Se trata de trabajar las especificaciones y técnicas de los alimentos para mejorar en cuestiones que hacen a la bromatología y así garantizar la inocuidad de los alimentos inocuos.