Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
Alerta por nueva cepa de gripe aviar transmitida a humanos
Rusia informó que siete trabajadores de un criadero se contagiaron con una nueva cepa de gripe aviar. La ONU destaca que 70 por ciento de las enfermedades emergentes y casi todas las pandemias son de origen zoonóticas (transmitidas de animales a humanos). El impacto del extractivismo, el agronegocio y el cambio climático.
febrero 25, 2021
Nueva cepa de gripe aviar en Rusia

Las autoridades de Salud de Rusia informaron que detectaron el primer caso en el mundo de transmisión de gripe aviar (cepa H5N8) a seres humanos. Asimismo, afirmaron que ya reportaron la novedad a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así lo confirmó Anna Popova, jefa de la agencia sanitaria rusa Rospotrebnadzor.

Popova aseguró que se registró el contagio de siete personas que trabajan en un criadero. Además indicó que «todas ellas se encuentran bien, solo desarrollaron síntomas leves y, de hecho, ya se recuperaron». «Se han tomado rápidamente todas las medidas para controlar la situación”, agregó.

El virus es altamente contagioso entre las aves, pero jamás se había reportado su transmisión a los humanos.

Aunque la H5N8 ya ha «pasado la barrera entre especies», al transmitirse de aves al ser humano, «esta variante del virus no se transmite de una persona a otra, en el momento actual», declaró Popova. La especialista considera que esta detección «da tiempo al mundo entero para prepararse» y crear tests y vacunas «en el caso en que este virus fuera más patógeno y peligroso para el ser humano y adquiera la capacidad de transmitirse de persona a persona».

En 2021 se detectaron variantes de la gripe aviar en Filipinas, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, Corea del Sur y la India, entre otros países.

Advertencia de la ONU

La novedad conocida en las últimas horas recuerda la advertencia que hizo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el año pasado. Según el organismo, el 70 por ciento de las enfermedades emergentes (como el ébola, el zika o la encefalitis de Nipah) y casi todas las pandemias conocidas (como la influenza y el VIH/SIDA), son zoonóticas. Es decir: son causadas por bacterias, virus o parásitos de origen animal que se transmiten debido al contacto entre la vida silvestre, el ganado y las personas.

Los expertos alertan que otros 1,7 millones de virus actualmente «no descubiertos» viven en mamíferos y aves. De ellos, hasta 850.000 podrían tener la capacidad de infectar a los seres humanos.

«En el futuro, las pandemias surgirán con más frecuencia, se propagarán más rápidamente, harán más daño a la economía mundial y matarán a más personas que la de Covid19», precisó la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes). «A menos que haya un cambio transformador en el enfoque global para abordar las enfermedades infecciosas», indica.

Un modelo económico que enferma

«Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad también generan riesgo de pandemia a través de sus impactos en nuestro medio ambiente”, alertó Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance y presidente del taller de Ipbes.

Según Daszak, los cambios en la forma en que usamos la tierra, la expansión e intensificación de la agricultura, el comercio, la producción y el consumo insostenibles, perturban la naturaleza y aumentan el contacto entre la vida silvestre, el ganado, los patógenos y las personas. “Este es el camino hacia las pandemias», aseveró.

El cambio climático puede causar un riesgo sustancial de pandemia al impulsar el movimiento de personas, de la vida silvestre, de los reservorios y los vectores, y la propagación de sus patógenos.