Seleccionar página
Agroecología
Agronegocio
Extractivismos
Territorios
Alimentación
Crisis climática
150.000 kilos de verduras y frutas agroecológicas donadas a comedores y ollas populares
La iniciativa se lleva adelante en AMBA a través de una red agroecológica integrada por productores, consumidores y organizaciones sociales.
diciembre 28, 2020

El Click Colectivo es una red agroecológica integrada por productores, consumidores y organizaciones sociales cuyo objetivo es “llevar platos de comida sin agrotóxicos a través del trabajo coordinado con los comedores y ollas populares que se desempeñan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)”.

Durante noviembre y diciembre se distribuyeron 3.000 kilos de batata, 1.000 de cebolla y 5.000 bolsones con variedades surtidas destinados a comedores populares en los barrios alrededor del Río Reconquista (en las localidades de San Martín, Villa Lynch, Loma Hermosa y José León Suarez).

Otros destinos son los aportes como mercadería para las ollas populares que atienden diariamente en las estaciones de trenes o instituciones solidarias como el Club Suárez Sur o el Club Independencia. 

Los comedores que forman parte de esta red son: Arco Iris, Piecitos, Rincón de Esperanza, Carita Feliz, Rincón de luz, Refugio de los niños, Tiempo Libre, Los Pichoncitos, Los Hermanos, Unidos por los niños, entre otros.

Una red de alimentos sin agrotóxicos

“En menos de 1 año, logramos entregar más de 150.000 kilos de verduras y frutas agroecológicas gracias al apoyo de toda la sociedad. Este campaña que nació en un momento de emergencia durante la pandemia por COVID-19 busca sostener y ampliar esta cadena de compromisos”, dicen desde el Click, el proyecto que desde hace cinco años desarrolla un canal alternativo para la comercialización de alimentos frescos y sin agrotóxicos a través de bolsones.

Todo lo recibido en el marco de Click colectivo (para colaborar se puede ingresar a este link) se envía a organizaciones sociales, que incluye al Movimiento Evita, y a la red de comedores populares de la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra) para que miles y miles de comedores y merenderos de todo el país puedan garantizar una alimentación digna en los barrios.

“Esto permitirá continuar multiplicando los lazos solidarios entre el campo y la ciudad, con una distribución en forma directa y con alimentos saludables. Tenemos que fomentar un mayor compromiso con los productores y una actitud de creciente responsabilidad entre todos nosotros, los consumidores. Hay mucho por hacer”, dice Uriel Wul, uno de los fundadores del proyecto.