Seleccionar página
Rechazo a la explotación petrolera en el Mar Argentino: “Somos la ola que se levanta”
julio 19, 2021
Sección: Extractivismos
El gobierno nacional avanza con la actividad petrolera en aguas de la Plataforma Continental Argentina. Ya otorgó en concesión un área equivalente a toda la provincia de Río Negro. Las beneficiadas son un puñado de grandes empresas hidrocarburíferas. Los impactos en el ambiente y en la salud. Las políticas extractivas como política de Estado y las poblaciones locales que exigen sus derechos.
Protesta contra las petroleras en el mar Argentino
Actividad cultural en Mar del Plata en rechazo a la actividad petrolera. - Foto: Diego izquierdo

Asamblea por un Mar Libre de Petroleras

Estábamos en pleno verano, primeros días del año y en aquellas actividades que nos juntaban por el Festival de la Semilla salió el tema de las petroleras. Mucha información no había, pero sí preocupación. En esos momentos, ningún medio de comunicación ni frente político de la ciudad hablaba del tema. Mientras tanto, YPF y Equinor anunciaban con algarabía que Shell se convertía en nueva socia para explorar el CAN 100, uno de los bloques principales de la Cuenca Argentina Norte. Había que visibilizarlo, y así fueron surgiendo las primeras acciones que llevamos adelante. No podíamos perder tiempo, teníamos que difundir esta problemática.

Esa primera información se fue ampliando y actualmente tenemos bastante más. Han surgido charlas temáticas y varios encuentros para el debate. Las acciones se multiplicaron al igual que los sectores de la población que empezaron a cuestionarse este arribo petrolero. Ya entrado el frío y bajo la lluvia, pero con mayor decisión, nacía nuestra herramienta organizativa, la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras.

Antes sabíamos poco, ahora ya sabemos y decimos “no

Hay algunos antecedentes que no podemos dejar de señalar, en el 2009 la Argentina presenta ante las Naciones Unidas una solicitud para ampliar los límites territoriales de la plataforma continental argentina. Siete años después, en marzo de 2016, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar) responde favorablemente y ratifica los límites solicitados. De esta forma, se amplía un 35 por ciento la superficie marítima sobre la cual ejerce derechos de soberanía la República Argentina. Esto fue una enorme señal que esperaba el sector petrolero y energético que pujó fuertemente para ocupar un lugar en el reparto del mar. Desde entonces, decretos y resoluciones dominaron la escena. Se allanaba el terreno y preparaba un concurso público internacional para ampliar la frontera hidrocarburífera costas afuera.

Hacia fines de 2018, el Decreto 872 de la Secretaría de Gobierno de Energía convocó a concurso público internacional la exploración de hidrocarburos en la recientemente delimitada Plataforma Continental. Salieron a licitación 38 áreas distribuidas en tres cuencas: 14 en la Argentina Norte, 6 en la Austral Marina y 18 en la Malvinas Oeste y se incentivaba a las provincias con jurisdicción en áreas costeras a realizar concursos internacionales.

Seguidamente, en noviembre de 2018, se difundieron las bases para el concurso internacional, se detalló el cronograma y las condiciones para los permisos de exploración y la concesión de explotaciones. Avanzaba rápidamente el plan de entrega de los mares y sus bienes. Con la resolución 276 de la Secretaría de Energía, de mayo de 2019, se oficializó el fin de la primera ronda de concesiones costa afuera. Ese día hubo festejos en las oficinas centrales de la mayoría de las grandes corporaciones petroleras. Y no era para menos, con este proceso licitatorio 13 empresas petroleras se repartieron 18 bloques de jurisdicción nacional, que representan algo así como 200.000 kilómetros cuadrados, similar al tamaño de la provincia de Río Negro.

Protesta contra las petroleras en el mar Argentino
Foto : Diego Izquierdo

Ampliar la frontera hidrocarburífera, una medida para las empresas

Una vez terminado el proceso licitatorio se conoció que las empresas Mitsui, BP, ENI, Tullow, Qatar Petroleum, Equinor, ExxonMobil, Total, YPF, Shell, Pluspetrol, Tecpetrol y Wintershall ofertaron casi 1000 millones de dólares para la exploración hidrocarburífera en el Mar Argentino. De la Cuenca Austral, con una profundidad de solo 100 metros en las partes más profundas, fueron licitados 14.200 kilómetros cuadrados (km2). En la Cuenca Malvinas Oeste, de 100 a 600 metros de profundidad, se licitaron 86.400 km2. Finalmente, en la Cuenca Argentina Norte, con una profundidad que va de 200 a 1300 metros y de 1200 a 4000 metros en aguas ultra profunda, se licitaron 100.200 kilómetros cuadrados.

Si bien la explotación hidrocarburífera costas afuera -también llamada offshore- tiene lugar en nuestro país desde la década de 1970, es a partir de 2010 que las expectativas para la expansión están puestas en la Cuenca Argentina, es decir, en el límite de la recientemente demarcada plataforma y talud continental, además de la consolidación de las Cuencas Austral y Malvinas Oeste.

En la Cuenca Argentina Norte, el bloque CAN 100, que se extiende desde Bahía Blanca hasta Mar del Plata, fue adjudicado inicialmente a YPF por fuera del proceso licitatorio, pero durante el 2020 se transfirió el 35 por ciento de la titularidad a la empresa noruega Equinor y, luego, se sumó como socia Shell, que acordó con las restantes el 30 por ciento de la participación. Tras esta operación, Equinor se convirtió en la operadora del área, desplazando a YPF. Estas tres empresas ya se han asociado en otros proyectos extractivistas, como en el bloque Bandurria Sur en Vaca Muerta donde practican la tan cuestionada fractura hidráulica («fracking»). Esta área que cobró notoriedad cuando un derrame de petróleo afectó 85.000 metros cuadrados y unas 77 hectáreas quedaron completamente contaminadas.

Con el silencio de los grandes medios de comunicación

En esta primera etapa de licitación de los bloques las empresas vienen realizando trabajos de exploración sísmica a través de bombas sonoras que impactan en el subsuelo marino generando información geológica para determinar dónde se ubican los mejores sitios para realizar las perforaciones para la extracción de hidrocarburos. Este tipo de metodologías genera daños fundamentalmente en la fauna marina, que es muy variada y tiene en las zonas licitadas sus espacios de alimentación, tránsito y reproducción.

Una vez iniciada la explotación propiamente dicha, el riesgo de daño ambiental aumenta, ya que las probabilidades de derrames son enormes debido a las condiciones extremas que se dan en altamar. A esto se agrega que las condiciones laborales se vuelven sumamente peligrosas para quienes operan las plataformas. Basta con recordar la explosión en el Golfo de México de la plataforma hidrocarburífera Deepwater Horizon en el año 2010, que era operada por la empresa BP, una de las empresas que accedió a concesiones en esta primer ronda de licitaciones.

Durante el 2020, la empresa Equinor presentó un proyecto para la exploración sísmica 3D en tres bloques de la Cuenca Argentina Norte, entre ellos en el CAN 100. De otorgarse este permiso, los ecosistemas marinos y los territorios de las localidades costeras se verían directamente afectados.

Como requisito, la empresa debe presentar un Informe de Impacto Ambiental y realizar una consulta pública. Es por esto, que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación conducido por Juan Cabandié convocó a una Audiencia Pública Virtual que se desarrolló desde el 1 de julio, en medio de la cuarentena sin que la comunidad haya podido informarse sobre estos proyectos y sus consecuencias socioambientales y, sin garantizar los medios necesarios para que la población pueda expresarse.

De bajo a moderado, según la empresa Equinor

Serman es el nombre de la consultora contratada por Equinor. Su representante técnico y director del Estudio de Gestión Ambiental, Mariano Miculicich, fue quien presentó los resultados del informe de impacto ambiental en la Audiencia Pública. Sorprendentemente, un impacto bajo y moderado fueron las categorías más utilizadas por la consultora que no titubeó ni dejó entrever dudas respecto de cuál era su posición. A favor del proyecto de exploración sísmica hablaron también Nidia Álvarez Crogh, presidenta de Equinor Argentina; Marcelo Guiscardo de Fundación Cluster de Energía Mar del Plata; Ernesto López Anadón, del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG); y, Fernanda Raggio, gerenta de exploración de YPF.

Más allá de la desinformación sobre la realización de esta audiencia pública no vinculante y el proyecto de exploración sísmica presentado por la empresa noruega, más de cuatrocientas voces desde distintas latitudes se expresaron en contra de esta actividad detallando con sólidos argumentos por qué es importante que no se lleve adelante. En simultáneo con el inicio de la audiencia, una gran concentración se desarrollaba en las puertas del Palacio Municipal de Mar del Plata, organizada por la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras.

Dividirnos y enfrentarnos, una vieja fórmula

Diversos medios de comunicación (locales y nacionales) que mantuvieron en las sombras esta avanzada petrolera, arremetieron estos últimos días. En una clara actitud difamatoria y persecutoria, culpabilizan a la Asamblea por un Mar libre de Petroleras de pintar los emblemáticos Lobos Marinos de la rambla, sin mencionar la gravísima realidad que venimos denunciando: las consecuencias del avance de la exploración sísmica y el desarrollo de proyectos petroleros en el mar argentino.

Desde la Asamblea lo hemos dejado claro en nuestra respuesta a su provocación: “Las corporaciones petroleras, el Estado Nacional y una parte del empresariado local avanzan violentamente avasallando nuestro territorio con proyectos extractivistas que ponen en riesgo el ecosistema marino y nuestras vidas, escondiéndose en una publicación, para provocar una vez más, disturbios y otras grieta social, y así, asegurarse el saqueo de la naturaleza por dinero, condenando a peores condiciones ambientales a este hermoso ecosistema que habitamos hoy y mañana recibirán las generaciones futuras. No lo van a lograr”.

Fortalecer la organización en todas las localidades costeras

Somos conscientes del enorme poderío que poseen las empresas petroleras en la economía capitalista mundial y que nos enfrentamos a grandes intereses. Sabemos también que los gobiernos se vuelven cómplices y permeables a este tipo de proyectos, cuando no los promueven y fomentan (como en este caso). Ante este panorama, han surgido instancias de debate colectivo y herramientas organizativas que no sólo visibilizan y alertan sino que luchan para poner freno a los proyectos extractivistas de saqueo y contaminación.

De a poco, pero firmes, las localidades costeras bonaerenses empiezan a levantar sus voces de desacuerdo para decir que las petroleras no tienen ni tendrán licencia social, que no podrán destruir nuestros territorios ni bienes comunes más preciados, como los mares y océanos. Somos la ola de un tsunami que se agiganta contra el avance de las petroleras en el mar.

Curso Soberania alimentaria Derechos Humanos y Agroecologia