Quili Malal, el pueblo que espera a ser inundado
diciembre 6, 2021
El pueblo de Quili Malal está ubicado en el centro geográfico de Neuquén, paraje de vida tranquila y maíz de alta calidad. Desde hace décadas se proyecta allí la represa llamada Chihuido, que implica el desalojo de sus 200 habitantes. Un registro de Teo Bonilla, Xavier Martín y Pablo Linietsky para Arena Documenta.

De lejos el agua se ve quieta. De cerca, el maíz no crece.

En el invierno de 2008, en un capítulo más en 50 años de vaivenes, se determinó que el valle donde confluyen el río Agrio y el río Neuquén será transformado en un espejo de agua de 20.600 hectáreas.

En los planos del nuevo pueblo, la tinta ya secó el futuro de este valle.

El maíz blanco de Quili Malal lleva casi un siglo como tal. En Zapala y más allá lo comían por tierno, por blando y por sabroso. Más allá de este paraje, si crece, no supera la altura de un chivito.

En el nuevo Quili Malal que brilla en la represión gráfica de los contratistas, mientras nadie sabe si se dará el marlo. Sus semillas forman parte de un ecosistema difícil de repetir en otra latitud. Tan irrepetible como el bajorrelieve del neolítico (período que comenzó entre el 6000 a.C y el 4,000 a.C), momento de la historia humana en el que apareció y se generalizó la agricultura y el pastoreo de animales. En la zona también están presentes los amonites (clase de molusco de la era jurásica) fosilizados que crujen al caminar.

El nuevo pueblo tiene nombre y firma. El viejo pueblo espera.

Fotos: Trabajo realizado por Teo Bonilla, Xavier Martín y Pablo Linietsky para Arena Documenta

Otros ensayos fotográficos

Soga de Agua

Soga de Agua

El río Amazonas en Perú, la selva, la memoria colectiva e individual, la cultura local, los saberes y sentimientos. La amenaza del sector empresario, la deforestación y la impune búsqueda de lucro. Imágenes y vivencias de un territorio de vida, identidad y futuro.

Cabalgata nocturna

Cabalgata nocturna

La imagen de "mujer hereje" que construyó el cristianismo desde principios del siglo XIII apuntaba contra aquellas que transmitían conocimientos ancestrales y curaban con plantas y rezos paganos. A las “brujas” se las asociaba a hechos condenados por las creencias católicas, pero sobre todo se las acusaba por estar organizadas.

La naturaleza como medicina

La naturaleza como medicina

Cautivada por las vendedoras de plantas medicinales de Paraguay, Gabriela Muzzio realizó una serie de fotografías de atados de hierbas que tituló “Yuyos”. Años después la denominó “officinalis”, en referencia a la denominación que le dan en botánica a todas las plantas con propiedades medicinales.

Télam_Tierraviva