Alimentos sanos, caminos soberanos y acceso a la tierra
octubre 6, 2021
Un camión, cinco días de andar y mil kilómetros desde la bonaerense Avellaneda hasta Oberá (Misiones). Se trata del primer “corredor soberano”, experiencia que traslada alimentos sanos y que une a productores y consumidores. “Las selvas”, es el título de la crónica fotográfica de Hernán Vitenbger. Yerba mate, lazos sociales y otro modelo agropecuario.

Texto y fotos: Hernán Vitenberg

Había una vez un venado que tuvo dos hijos mellizos, cosa rara entre los venados. Un gato montés se comió a uno de ellos y quedó sólo la hembra. Su madre le hacía repetir todas las mañanas, al rayar el día, la oración de los venados. Y dice así:

I. Hay que oler bien las hojas antes de comerlas, porque algunas son venenosas.

II. Hay que mirar bien el río y quedarse quieto antes de bajar a beber, para estar seguro de que no hay yacarés.

III. Cada media hora hay que levantar bien alto la cabeza y oler el viento, para sentir el olor del tigre.

IV. Cuando se come pasto del suelo hay que mirar siempre antes los yuyos, para ver si hay víboras.

La oración de los venados

Fotos: Hernán Vitenberg

Son las cinco de la mañana en el Docke (Avellaneda), llueve y el camión de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) se prepara para ir a buscar 25.000 kilos de yerba a Misiones. El plan es inaugurar el «primer corredor soberano» que tiene la intención de reducir los costos de transporte para mejorar los precios y establecer relaciones más justas para el consumidor, el productor y el tarefero. El conductor del camión se llama Fredy y el copiloto Gabriel, los dos forman parte de la UTT. Hay mucha expectativa en este viaje que cargará mercadería y traerá mucha yerba de distintas cooperativas de Misiones en tres días (terminaron siendo cinco).

El itinerario siguió por Entre Ríos, en la Colonia Agroecológica Carlos Arenas en Gualeguaychú. Pasó por el almacén de la UTT en Concepción Uruguay, siguió hacia la comunidad de Vida Juan XXII para entregar una donación y luego por el Mercado Popular del Municipio de San José de Feliciano. También pasó por otro almacén de la organización en Curuzú Cuatiá, en Corrientes, para llegar finalmente a destino, Oberá, Misiones, donde empezarían las historias.

Mi rol fue importantísimo: cebar mates principalmente, pero también escuchar, mirar, oler y dejarme llevar por la ruta de la selva. Una selva hermosa de tierra roja y neblina mañanera, que cuando viajás en un camión con acoplado de 40 metros cada maniobra se vuelve una aventura. Así fuimos recorriendo rutas de asfalto y desvíos de tierra para ir en búsqueda de la yerba de los “venados”. Quieren hacer las cosas distintas a la lógica comercial, pero sufren la amenaza constante de los yacarés y de megaempresas como Las Marías, que manejan la mayoría de las marcas grandes que están en los supermercados. Y que justamente son los que desestabilizan y rompen el mercado con estrategias para sacar del juego a las cooperativas como las del Hipólito Yrigoyen, Grapia, Río Paraná de Movimiento Agrario Misionero (MAM), Yerbal Viejo, Orambae y Chamarra de El inmigrante.

En el viaje aprendí muchísimo de gente sabia que vive y sufre hace décadas esa puja desigual, que marca el ritmo de lo que termina siendo supervivencia. El querer hacer las cosas distintas en un territorio lleno de yacarés, de tigres y de víboras que se manejan en esferas de poder inalcanzables, indesarmables. El horizonte está claro: la organización como estrategia, la revolución de la hormiga para poder llegar a la gente, para generar conciencia y política de la que sirve.

La proyección de la Unión de Trabajadores de la Tierra es crear una red de corredores soberanos que elimine a los intermediarios. Crear cada vez más nodos solidarios que además de proveer alimentos saludables generen lazos sociales. Tener cada vez más estructura para plantear y pelear por el acceso a la tierra.

Otros ensayos fotográficos

Casas de otro género

Casas de otro género

En un monte cercano a la Ciudad de Córdoba, un grupo de mujeres cimentó un barrio construido con otras lógicas: bioconstrucción, mingas, comunidad y la propiedad privada en cuestión. Un barrio orgánico alcanzado también por las lógicas de la capital provincial, que expulsa necesidades de un techo dónde vivir y prácticas patriarcales, pero que persiste con la energía de esas primeras “brujas”.

¿Qué pasa con el agua en Chubut?

¿Qué pasa con el agua en Chubut?

Yala Laubat es una comunidad Mapuche-Tehuelche de la meseta central de Chubut, zona pretendida por empresas mineras. Se encuentra sin agua potable desde hace ocho meses y el gobierno provincial no asiste a la población. La resistencia y el derecho a vivir en el territorio ancestral.

Partos en el techo del mundo

Partos en el techo del mundo

Patacamaya es un un pueblo a 90 kilómetros de La Paz (Bolivia). Existe un hospital con tres salas para partos interculturales, donde las mujeres indígenas hacen respetar sus derechos y eligen de qué forma nacen sus hijas e hijos.

Curso Soberania alimentaria Derechos Humanos y Agroecologia

También te puede interesar