Nace un nuevo espacio organizativo en el campo y reúne a un amplío sector de productores: desde cooperativas lácteas y chacareros de la Pampa Húmeda, hasta familias de la agricultura familiar, campesinos y pueblos indígenas de dieciocho provincias. Son diversos, complementarios y coinciden: producen alimentos sanos, proponen la vuelta al campo, priorizan el mercado interno (no los commodities para China o Europa) y construyen otro modelo agropecuario, con alimentos a precios justos y soberanía alimentaria. Están en la vereda opuesta a la Mesa de Enlace y al Consejo Agroindustrial.