Un informe de la Bolsa de Cereales, sobre el balance de nutrientes de los cultivos de la campaña 2019/2020, arroja un déficit que se repite año tras año, a pesar del incremento del uso de fertilizantes químicos. La soja fue el cultivo más crítico con un nivel de reposición del 23 por ciento.