Seleccionar página
Huele a lluvia – Natalia Ortiz Mantilla
julio 14, 2021
El proyecto fotográfico busca reflexionar sobre las capacidades adaptativas de la comunidad asentada en El Pozo (municipio de Los Santos, Colombia), en relación a las variaciones ambientales en el bosque seco tropical. También busca indagar en las características humanas y su interrelación con la naturaleza.
Huele a lluvia fotoreportaje de Natalia Ortiz Mantilla
El proyecto es realizado en la vereda El Pozo, municipio de Los Santos, departamento de Santander (Colombia)

Por azar, aquella vez iba sentada junto al conductor del bus y mientras descendíamos a Los Santos vimos un nubarrón. El hombre me dijo: “Parece que va a llover, pero no confío cuando las nubes negras están allí encima – señalando El Pozo –, lo que pasa es que el viento siempre se lleva los goterones y caen en otro lado”. Así es la mayoría de las veces y en El Pozo queda tan solo el olor que deja el agua que va a caer. En El Pozo, huele a lluvia. 

Huele a Lluvia es un anhelo, es algo que falta, que siempre se espera. Sensación de ausencia, agua que no corre. Campo con sed, cuerpo endurecido. Temporal que amenaza con caer encima, inundar y saciar la sed. La lluvia les mira y les siente. Ellos temen que nunca llegue; la gente queda refundida entre nubes de rocío al amanecer.

Fotografías: Natalia Ortiz Mantilla

Otros ensayos fotográficos

Trashumantes – Claudio Casparrino

Trashumantes – Claudio Casparrino

El Pueblo Kolla de Salta mantiene la trashumancia, el trasladarse extensas distancias con el ganado en búsqueda de nuevas pasturas, asentarse durante meses y luego volver a las parcelas de origen. Además de ser una actividad productiva-económica, se trata de acción que hace a la cultura y a la identidad. La organización, la lucha por la tierra y 100 mil hectáreas que volvieron a las comunidades indígenas.

Paraguay, 17 veces volver – Subcoop

Paraguay, 17 veces volver – Subcoop

Paraguay cuenta con 2,6 millones de hectáreas de soja, el doble de hectáreas que en el año 2001. Y en el último año se produjeron 3,8 millones de toneladas. Además de la expulsión de campesinos para continuar ampliando la frontera sojera, los productos que se utilizan para fumigar son considerados tóxicos de alta peligrosidad.

Curso Soberania alimentaria Derechos Humanos y Agroecologia